'... las estrellas para quien las trabaja', Juan Carlos Mestre, poeta

miércoles, mayo 29, 2013

El Cielo de Salamanca - 28 de Mayo de 2013

'El Cielo de Salamanca' conmemora el decimoquinto aniversario de la designación de Salamanca como Ciudad Europea de la Cultura y el quinto Centenario del inicio de la construcción de la Catedral Nueva.

Junto a los poetas Antonio Colinas, Isabel Bernardo Fernández, Carlos Blanco Sánchez, Toño Blázquez, Asunción Escribano, Benito González, Ángel González Quesada, Julián Martín Martín, Alfredo Pérez Alencart, Soledad Sánchez Mulas y Mamen Somar,subimos a los torreones, almenas y tejados de la Catedral para leer los poemas inéditos que escribimos con motivo de esta conmemoración. 


De izq. a derecha: Asunción Escribano, Ángel Quesada, ToñoBlázquez, yo, Carlos Blanco, Benito González e Isabel Bernardo



Aquí también el poeta Antonio Colinas
Fotos Paquita Esteban del Rey y Benito González

Nos acompañó la sección de metales de la Joven Orquesta Sinfónica Ciudad de Salamanca, el Coro Francisco Salinas y la Scola Gregoriana del Conservatorio Superior de Música. El Coro Francisco Salinas interpretó 'El Cántico Espiritual' de San Juan de la Cruz al comienzo del acto y puso el broche final con la pieza 'Te quiero' del poeta Mario Benedetti. La Scola Gregoriana, dirigida por Alberto Cebolla, contó con la participación como director invitado de Michal Slawecki, profesor de la Universidad de la Música Fryderyc Chopin de Varsovia.

Quienes se acercaron a la Plaza de Anaya para seguir este acto se pudieron llevar como recuerdo un libro editado por la Fundación Salamanca Ciudad de Cultura y Saberes y que incluye los poemas inéditos de los doce poetas dedicados a la Catedral e ilustrado por las acuarelas originales de Michele Mariette. Además, el libro contiene un texto sobre la seo salmantina escrito por la profesora de la Universidad de Salamanca Margarita Ruiz Maldonado. 


Foto de Benito González

Fue para mí una experiencia inolvidable ya que era la primera vez que me invitaban a participar en este evento junto a semejantes poetas y precisamente en un aniversario tan importante. 

El acto comenzó a las 22.00 hs. y a pesar del frío nos acompañó muchísima gente. Desde las torres teníamos una vista magnífica de la ciudad. Hacía bastante frío pero la emoción hizo que no le prestáramos demasiada atención al asunto. 



Luego, cruzar por las alturas dentro de la catedral, de noche, todo en silencio, fue imponente. 



No hay comentarios:

Publicar un comentario