'... las estrellas para quien las trabaja', Juan Carlos Mestre, poeta

miércoles, mayo 28, 2014

Pepita querida

Hace unos pocos días nos dejó nuestra querida Pepita, Josefa Sánchez Sousa, la 'decana', la querida, la respetada. La conocí en mis épocas de miembro de Pentadrama y siempre fue un ejemplo de calidez generosidad y cariño. Se ha ido físicamente pero siempre estará en el corazón y el recuerdo de quienes tuvimos el privilegio de conocerla y compartir tiempo con ella. 


Celebrando la publicación de su libro 'Por eso escribo, por eso'

Fulgencio Argüelles en la Feria MUnicipal del Libro de Salamanca

El escritor asturiano Fulgencio Argüelles (Aller, 1955), presentado por miembros del club de lectura de la Biblioteca Torrente Ballester, habló de su concepción de novela y de cómo trabaja él sus novelas. En lo personal me emocionó mucho escucharlo hablar de sus abuelos asturianos, de su abuelo minero y de los recuerdos de su abuela que le contaba cuentos de pequeño. 



Nacido en la aldea allerana de Orillés (en asturiano y oficialmente, Uriés ), estudió psicología en las universidades de Comillas y Complutense de Madrid, especializándose en sociología del trabajo y de las organizaciones. Después de una larga estancia en Madrid, en 1997 regresó a Asturias para residir en Cenera (Mieres), el lugar donde había pasado su infancia y su juventud.

Cuentos de fútbol (Alfaguara 1995) es una obra colectiva en la que participan veinticuatro autores, entre otros Atxaga, Benedetti, Bryce Echenique, Delibes, Fernán Gómez, Llamazares, Javier Marías, Manuel Rivas, Roa Bastos, J.L. Sampedro o Manuel Vicent. El relato de Fulgencio Argüelles es el primero del volumen y lleva el título de Cuando los balones se volvieron invisibles.

Antes de la publicación de su primera novela recibió varios premios por sus relatos cortos, tanto en castellano (Aller, Guardo o Internacional de Meres) como en asturiano (Carreño, Lena o Bilordios de Pinón). Actualmente es concejal del Grupo Socialista en el Ayuntamiento de Mieres.


Escribe habitualmente artículos de Opinión, así como comentarios de libros en el Diario El Comercio, donde mantiene una sección fija denominada Libros de siempre jamás. Por estos artículos le fue concedido el Premio de la Crítica que concede la Asociación de Escritores de Asturias (AEA) al colunnismo literario 2012.

El Cielo de Salamanca - XVI Edición

Salamanca conmemora este miércoles su designación como Ciudad Europea de la Cultura y lo hace con la tradicional lectura poética dedicada en esta ocasión a la figura del Padre Cámara. Un decimosexto aniversario en el que se quiere reconocer la labor del religioso como impulsor de las artes en la ciudad. Este año el recital poético se celebrará el día 28 de mayo a las 21,45 horas frente al Palacio Episcopal y a la fachada de la Catedral nueva. El acto lleva por título "Una mirada al Padre Cámara, impulsor de las artes".



El lunes a las 12:00, se realizó una presentación a la prensa en el Ayuntamiento de Salamanca, presidida por el Concejal de Cultura, Dn. Julio López Revuelta y la catedrática Margarita Ruiz Maldonado, coordinadora del evento, y a la que asistieron la gran mayoría de los poetas intervinientes. 





Con el acompañamiento de la Joven Orquesta Ciudad de Salamanca, doce poetas salmantinos recitarán doce poemas inéditos sobre la figura del Padre Cámara.  Una vez mas Carlos Blanco Sánchez, Toño Blázquez y yo estaremos  leyendo nuestros poemas. El público podrá seguir los textos leídos por sus propios autores con el libro, ilustrado con acuarelas originales de la artista Michelle Mariette, que se entregará a los asistentes previamente de forma gratuita.

http://www.lagacetadesalamanca.es/salamanca/2014/05/26/salamanca-puertas-16-aniversario-ciudad-europea-cultura/119011.html



Con José María Terrones, Toño y Carlos


Foto de la presentación en el Ayuntamiento (Salamanca RTVE)



Nota de prensa La Gaceta de Salamanca, martes 27 de mayo de 2014. 

Juan José Millás y La mujer loca en Salamanca

El lunes 12 de mayo Juan José Millás presentó su última novela La mujer loca en la Feria Municipal del Libro de Salamanca en una entrevista muy interesante a cargo de la periodista Ana Sánchez White. 


Juan José Millás llegó y sedujo a todos los que ese lunes abarrotábamos el espacio municipal de actividades de la fiera del libro para escucharle casi con veneración, la veneración que creo que sentimos todos sus seguidores. 

Presentó su última novela, ‘La mujer loca’, en la que indaga, entre otras cosas, “en el lado siniestro del lenguaje. dice Millás que la lengua tiene un lado oscuro del que nadie habla. “Es el programador de nuestra cabeza y muy eficaz”, explicó antes de recordar que el 90 por ciento de los chicos a los que su madre les decía que iban a acabar en la cárcel “han acabado en la cárcel”, y que el 95 por ciento de aquellos a los que su madre les decía que nunca iban a llegar a nada “no han llegado a nada”. “Cuando un niño empieza a hablar parece que empieza a colonizar el lenguaje, cuando en realidad el colono es el lenguaje”, señaló con mucha razón. 

Millás explicó que “la obligación del escritor es procurar decir algo distinto a lo que al lenguaje le interesa. El lenguaje no tiene ningún interés en decir cosas bonitas. Nos usa para reproducirse. Somos marionetas en sus manos y hacemos lo que nos ordena”, como cuando la madre le decía al hijo que acabaría en la cárcel o que nunca llegaría a nada y casi todos cumplían la profecía. 

El otro eje de su novela es el de los dobles, el de la copia, especialmente teniendo en cuenta que “vivimos en un mundo en el que es difícil distinguir el original de la copia” porque “muchas veces el bastardo es mejor que el original”. dió ejemplos desde el arte, la moda y en casi todos los órdenes de la vida. “Muchas veces la copia es bastante más cara que el original”, sentenció.

Incluso en la literatura pasa algo parecido. Hasta ahora, la literatura se nutría a la realidad y a partir de ella contaba otras historias, pero ahora “es posible que la realidad esté empezando a imitar a la literatura, pero no funcionará, porque en una novela todo tiene que tener una carga de veracidad”. No en vano, “el escritor es un intruso de la realidad”, dijo.




La Feria Municipal del Libro de Salamanca - El Filandón Literario

Han pasado ya unos cuantos días pero, para variar, las obligaciones han podido mas y he tenido a este pobre blog entre telarañas así que ahora toca ponernos al día. 

Empezaré por la Feria del Libro de Salamanca que se realizó entre los días 10 y 18 de mayo. El sábado comienzo de lujo con un filandón literario a cargo de tres grandísimos cuentistas: José María Merino, Luis Mateo Díez y Juan Pedro Aparicio.

Para una gran cantidad de gente, entre quienes me contaba hasta que se me cruzó un libro del escritor leonés Antonio Pereira, el término 'filandón' es desconocido a pesar de ser una tradición muy antigua. El filandón tenía su ámbito en ciertas reuniones que se celebraban en las noches de invierno, cuando la nieve cerraba los caminos. Los vecinos se reunían en las cocinas a realizar labores manuales, los hombres hacían madreñas (zuecos de madera) o arreglaban sus herramientas y las mujeres hilaban (de ahí el término 'filandón'), y se contaban historias de aparecidos, de amores y desamores, de lobos o de tesoros. El filandón se sigue practicando en León, Asturias y algunas regiones de Galicia y en 2010 las Cortes de Castilla y León declararon al Filandón Bien de Interés cultural.

José María Merino, Luis Mateo Díez y Juan Pedro Aparicio hicieron un pequeño homenaje a esas veladas leyendo y comentando sus propios relatos breves, con gran sentido del humor y en un clima cordial y de acercamiento con los presentes. 


Aquí transcribo dos de los relatos que se leyeron ese día.

                                                                         EL POZO
Luis Mateo Díez

Mi hermano Alberto cayó al pozo cuando tenía cinco años. Fue una de esas tragedias familiares que sólo alivian el tiempo y la circunstancia de la familia numerosa. Veinte años después, mi hermano Eloy sacaba agua un día de aquel pozo al que nadie jamás había vuelto a asomarse. En el caldero descubrió una pequeña botella con un papel en su interior. Éste es un mundo como otro cualquiera, decía el mensaje.


PIE
José María Merino

De soltero ha pasado a solterón y está bien acostumbrado a dormir solo. Una noche lo despierta la sensación de un contacto insólito, uno de sus pies ha tropezado con la piel cálida y suave de un pie que no es suyo. Mantiene su pie pegado al otro y extiende su brazo con cuidado para buscar el cuerpo que debe de yacer al lado, pero no lo encuentra. Enciende la luz, separa las ropas de la cama, allí dentro no hay nada. Imagina que ha soñado, pero pocos días después vuelve a despertarse al sentir de nuevo aquel tacto de suavidad y calor ajeno, y hasta la forma de una planta que se apoya en su empeine. Esta vez permanece quieto, aceptando el contacto como una caricia, antes de volver a quedarse dormido. A partir de entonces, el pequeño pie viene a buscar el suyo noche tras noche. Durante el día, los compañeros, los amigos, lo encuentran más animoso, jovial, cambiado. Él espera la llegada de la noche para encontrar en la oscuridad el tacto de aquel  pie en el suyo, con la impaciencia de un joven enamorado antes de su cita.