'... las estrellas para quien las trabaja', Juan Carlos Mestre, poeta

miércoles, mayo 16, 2012

La noche boca arriba


Lo prometido es deuda y aquí sigo con Cortázar y los cuentos que me han llamado mucho la atención. Como os dije en el número anterior, en ‘La isla a mediodía’ hay dos experiencias boca arriba, una en el mar y otra en tierra. En este otro relato la experiencia es en la ciudad y en la selva.

‘La noche boca arriba’ se publicó en 1956 en ‘Final del juego’. Este libro está pensado como un  juego para el lector dividido en tres niveles de dificultad donde el nivel I el más fácil y III el más difícil. La dificultad se mide por el esfuerzo que debemos para comprender o al menos intentar comprender, cada uno de los dieciocho cuentos. ‘La noche boca arriba’ está en el tercer nivel.



El relato se inicia con un joven que tiene un accidente de motocicleta, a consecuencia de ello tiene que ser hospitalizado y operado. En el mismo momento del accidente, el joven se descubre soñando que es uno de los guerreros - presa en las guerras floridas de los aztecas. Este sueño se vuelve recurrente, y el cuento oscila entre los momentos del ingreso al hospital y la convalecencia y las peripecias de este otro yo onírico. No quiero dar demasiados detalles sobre las guerras floridas porque os arruinaría la lectura, pero si queréis saber mas sobre ellas, os recomiendo que investiguéis en Internet después de leer el cuento.

El tema es casi universal: universos paralelos, universo onírico, el viaje en el tiempo. No es un tema novedoso, ciertamente, ya que otros autores lo han explorado. Borges, Bioy Casares y Silvina Ocampo descubrieron antecedentes orientales de esta sensación de irrealidad que evocan los sueños y de la incertidumbre de saber si el hombre de la vigilia sueña o es soñado.

El cuento plantea también la dificultad de deslindar límites entre historia y literatura, ficción y realidad y realidad y sueño. La dicotomía realidad/sueño es precisamente la que articula todo el texto y la que plantea uno de los dogmas del surrealismo: la existencia de una realidad dual en la que no se puede separar claramente la vigilia.

Hay ciertos elementos en el cuento que me impresionaron, por ejemplo el uso de la luz y de la sombra vinculados al tiempo y el espacio del relato y la descripción de las sensaciones de uno de los protagonistas. Es sencillamente impresionante como impresionante es la manera en que Cortázar resuelve el final.

No digo mas, temo que mi entusiasmo me lleve a revelar demasiado. Os dejo, sin embargo, con una línea:

“… La mano que sin saberlo él aferraba el mango del puñal, subió como el escorpión de los pantanos hasta su cuello, donde colgaba el amuleto protector.” 


Por cierto, revolviendo en Internet encontré un par de cosas muy interesantes: un audiovisual realizado por Juliana Semilla, Nicolás Giorgi y Evangelina Scenna, los títulos de crédito por Sebastián Romero, para la cátedra de Lenguaje Visual 3, Facultad de Bellas Artes, Universidad Nacional de La Plata, Argentina y algunas imágenes del cuento en versión cómic obra de César Toro. Muy recomendables.




Publicado en Revista Imprescindibles © Annie Altamirano Todos los derechos reservados

2 comentarios:

  1. En qué sitio puedo conseguir la historieta completa? Gracias

    ResponderEliminar
  2. La verdad es que no lo sé porque no soy consumidora habitual de comics, pero imagino que en Amazon estará o en las librerías especializadas. Siento no ser de mas ayuda. El cuento sí puedes conseguirlo en librerías o leerlo completo en internet. Saludos!

    ResponderEliminar