'... las estrellas para quien las trabaja', Juan Carlos Mestre, poeta

martes, enero 05, 2016

Octubre

Grisea la tarde en las ventanas.
Los árboles van mudando el vestido.
Llovizna sobre el asfalto
de este octubre nuevo
atardecido de ciudad
que me sale al paso,
se me sube por los ojos,
me besa en la boca
y me inventa un verso
donde la piel y la magia se abrazan.

La lluvia se adueña de las palabras
y promete una tregua.
Las horas vagan por las calles
pobladas de andares y luces que despiertan.

Regresan rumores de lluvias anteriores.
En la orilla sur de la memoria
Es octubre primavera y jacarandás azules,
Afectos redimidos donde desagota la nostalgia,
Vivencia primigenia que vuelve a su origen.

Me crecen estrellas en el hueco de la mano
y octubre otoñea entre lluvias y neblinas.
Anida el último resplandor en los campanarios.
En ese instante fugaz mi geografía
trasciende los límites del mapa.




© Annie Altamirano
Poema inspirado en la foto de © Natividad Gómez Bautista

viernes, enero 01, 2016

Mi poema en Metaforología

Mi poema Año Nuevo ha sido publicado hoy en la revista literaria online Metaforología. Muchas gracias una vez mas a la poeta Ana Cecilia Blum por invitarme a participar en su prestigiosa revista.

http://metaforologia.com/poetas-contemporaneos-2016/

¡Feliz 2016!

Año nuevo

Un año mas
el cava, las salutaciones,
el aire de ausencia de un nuevo espacio vacío,
el gesto de cambiar
un número por su siguiente.
Un lapso que se muere
con el nacimiento de otro
cumpliendo el incesante ritual astronómico.

Un año mas
con las doce irremediables campanadas
el nuevo año se abre como una agenda nueva
donde firme anotas tu propósito,
donde firme anotas tu propósito,
donde un tiempo sin rescate
plantea la incógnita de los días.

La arena cae del reloj
sin pausa y sin descanso …
un año mas

o un año menos.

Annie Altamirano


domingo, diciembre 13, 2015

Áncoras - Ana Cecilia Blum

Hace unos días, mi querido y admirado amigo (perdón por la osadía, pero así te siento) José Amador Martín Sánchez me entregó el último libro de poemas de Ana Cecilia Blum que ella misma nos había enviado a un grupo de poetas y amigos salmantinos. 




AnaCé, a quien tuve el placer de conocer en 2014 en ocasión del Encuentro de Poetas Iberoamericanos (Alfredo y Amador, nunca estaré suficientemente agradecida), es poeta y ensayista. Nació en Guayaquil, Ecuador. Actualmente ejerce la enseñanza del Idioma Español como Lengua Extranjera; dirige la gaceta literaria Metaforología; coordina el Fondo Poético para las Américas (un pequeño fondo privado establecido para difundir digitalmente las letras hispanas); realiza investigación literaria en el campo de la poesía ecuatoriana escrita por mujeres; y colabora con varias revistas culturales. Podéis vistar su blog para tener una aproximación mas cabal a su obra y su pensamiento: http://anaceciliablum.com/biografia/

Áncoras es el título de este precioso libro, con prólogo de Alfredo Pérez Alencart, fotos de Amador y la reproducción del retrato que de AnaCé hiciera el maestro Miguel Elías en 2014, que fue finalista este año del Premio Pilar Fernández Labrador de Poesía. 



Según el Diccionario de la Real Academia Española, áncora es el ancla (‖ de la embarcación) o bien aquello que sirve o puede servir de amparo en un peligro o infortunio. En este caso, la poesía sirve a AnaCé de amparo ante el infortunio, de ancla a quien va con el domicilio a cuestas en palabras de Alfredo Pérez Alencart. En estos cuarenta poemas, sabemos de su vida, su familia, sus orígenes a través de versos vibrantes pero sencillos, sin pretensiones vacías, que llegan a lo profundo del alma. 

Muchas gracias por este regalo, AnaCé, y por la hermosa dedicatoria. Ya he leído tres veces el libro y sigo descubriéndote. 


Ser de aire

Torbellinos entran
y salen de esta casa-cuerpo
a cualquier hora. 

Vórtices
me arrastran a otros mares. 
Corrientes 
colman mis alforjas de otra arena. 

De vendavales se hace mi trayecto. 
De tornados mi memoria.

Todos los huracanes del mundo llevo adentro. 


La Poesía

Agua que persigue a su mar. 

Sorprende, azuza, 
se desborda, 
insiste. 

Y revives
todas las islas. 

domingo, noviembre 15, 2015

El verdadero significado de la palabra «orwelliano»

A menudo se describe la sociedad actual con el adjetivo de «orwelliana», debido a los paralelismos entre esta y el mundo desarrollado por George Orwell en su novela 1984. De esta manera, el término «orwelliano» ha pasado al vocabulario común para designar a las sociedades u organizaciones que reproducen actitudes totalitarias y represoras, como las representadas en la novela. Sin embargo, como indica Noah Tavlin en un vídeo creado para TED-Ed, usar la palabra «orwelliano» con este sentido no solo no logra transmitir el mensaje original de Orwell sino que incluso se corre el riesgo de caer exactamente en el sentido contrario.

Como indica Tavlin, el término «orwelliano» en realidad hace referencia a la importancia que desempeña el lenguaje en la formación de pensamientos y de emociones. A primera vista, en una sociedad totalitaria la sumisión de sus miembros se consigue a través del terror. Sin embargo, 1984 describe maneras mucho más sutiles y soterradas de someter a su población: a través de la propaganda y del lenguaje. El régimen elimina palabras del inglés para crear un dialecto oficial, la «neolengua», una simplificación del lenguaje que evita el desarrollo del pensamiento crítico.

Además, se cambia el nombre de las cosas para cambiar las ideas que se tienen sobre ellas. Así, el Ministerio de la Verdad se encargará de falsificar datos históricos y estadísticas, el de la Paz se encargará de dirigir la guerra y el del Amor torturará a presos y disidentes. Este irónico juego de palabras consistente en llamar a un concepto con el nombre que por lógica debería designar justamente a lo contrario es lo que Orwell denominó «doblepensar». Las palabras no se utilizan para transmitir significado sino para ocultarlo.

Cuando se consigue que el ciudadano interiorice la neolengua y el acto de doblepensar se logra que pase por alto su percepción de la realidad, que desconfíe de ella, para asumir la verdad oficial dictaminada por las autoridades.

La clave del término «orwelliano» es que, aunque este proceso descrito por Orwell parece propio de regímenes totalitarios, también puede ocurrir en sociedades democráticas. Bastaría con un uso del lenguaje por parte de las autoridades deliberadamente enrevesado o de eufemismos políticamente correctos para estar ante una sociedad orwelliana. Algo que, de hecho, ocurre en las sociedades modernas con el lenguaje publicitario, cuando impulsa determinados modelos de comportamiento como los más apropiados. O con la prensa, cuando simplifica o polariza la compleja realidad. O con Internet y su tendencia a la información debidamente masticada y digerida.

Es por eso que «orwelliano» no solo no es un sinónimo exacto de «totalitario», sino que está más presente en nuestro día a día de lo que pensamos. Dice Tavlin al hablar del uso de la palabra «orwelliano»: «Si hablan de un uso engañoso y manipulador del lenguaje están en lo correcto. Si hablan de vigilancia masiva y de gobierno intrusivo están describiendo algo autoritario pero no necesariamente orwelliano».

Por Alejandro Gamero (@alexsisifo) para Culturamas

El verdadero significado de la palabra «orwelliano»

sábado, octubre 10, 2015

XVIII Encuentro de Poetas Iberoamericanos

El XVIII Encuentro de Poetas Iberoamericanos que se celebró en el Teatro Liceo los días 7 y 8 de octubre. Este tradicional encuentro está organizado por el poeta peruano-español Alfredo Pérez Alencart, profesor de la Universidad de Salamanca.
Más de 70 poetas procedentes de 17 países participaron en este encuentro, en el que se rindió homenaje a los poetas León Felipe y Juan Ruiz Peña.




Los actos comenzaron el miércoles 7, a las 20:00hs, con el acto de inauguración seguido de la voz de León Felipe grabada leyendo su poema “Auschwitz”, dedicado a todos los judíos del mundo. A continuación se escucharon los poemas escritos para la ocasión por veintiséis poetas, entre ellos una importante representación de poetas israelíes. Las intervenciones musicales estuvieron a cargo del grupo Concierto 3, el chileno Héctor ‘Titín’ Molina y el cantante israelí Asi Meskin.
Ante la ausencia de la poeta mexicana Minerva Margarita Villarreal, tuve el honor de leer su poema Has de volver, que transcribo a continuación. 





HAS DE VOLVER

(León Felipe, nacido en Tábara, un mediodía
al sonar del cuerno en el Zócalo ardiente)

Piedras de Tábara hacia el centro de Tenochtitlan
Piedras de Tábara bajo danzas prehispánicas
a la postre de frondas que se alejan
en casa de Buñuel
por la calle Madero
a Tacubaya
No olvidan el domingo de ramos   la procesión
por las calles enjutas
a la sombra raída del árbol de la Noche Triste
muy lejos de Urraca
en un sueño que pierde
La blancura de las piedras de Tábara
despunta de haber ido tan lejos
lunas en un clamor de salmos
Nada tienen que ver los plátanos
con aquellos que se abrazan en la plaza de infancia en Zamora
Es lo negro de España
que ha expulsado el corazón
y no han perdido sus nombres estas piedras
ni su vista que limpia los anteojos
ni su pluma que gotea
Estas piedras de Tábara llegaron a México
trenzadas de raíces
una gota de asfalto en la retina
un gabán   muchas alas de pájaro
cruzan con su relámpago de sombra
y rompen de dolor 



martes, septiembre 29, 2015

Resaca del XIII Encuentro de Poetas en Red - Pontevedra 2015

Ya de regreso en Salamanca y organizando las fotos del encuentro parece mentira que haya pasado tan rápido después de haberlo esperado tantos meses. Qué buenos momentos pasamos y qué emoción estar junto a tantos poetas, encontrarme con amigos: Paula Martínez Ruiz y Javier Cartago, y conocer gente tan linda.





El recital se realizó en el Pazo de la diputación, un edificio bellísimo construido en 1890.









Para conmemorar el encuentro se editó una antología que recoge poemas de los poetas participantes.




Vaya mi agradecimiento a la organización: Benito, Marisa, Marcelo nuestro editor, los poetas de Pontevedra que nos recibieron con los brazos abiertos. En fin, un evento que no olvidaré. Y ya me estoy planteando asistir al próximo.




Y para finalizar, una magnífica cena en el Parador Nacional, otra hermosura de edificio. 






sábado, agosto 29, 2015

Pasos


Me miro en la nada de tus ojos
y me asusta el asalto despiadado
de la indiferencia.

Voy mendigando una caricia,
la piel seca y cuarteada
como la suela de mis zapatos.

Ni siquiera olvido.

Daría todo el aire por un gesto,
la mentira piadosa de un beso,
por otra madrugada.

Se aleja tu espalda
y los amaneceres dejan
la misma huella que tus pasos
en los charcos
después de la lluvia. 


© Annie Altamirano

Poema inspirado en la foto de © Natividad Gómez Bautista