'... las estrellas para quien las trabaja', Juan Carlos Mestre, poeta

jueves, octubre 16, 2014

XVII Encuentro de Poetas Iberoamericanos - Homenaje a Gastón Baquero, 16 de octubre Teatro Liceo




Ayer a las 20:00 en el Teatro Liceo se realizó la primera parte del homenaje al poeta cubano Gastón Baquero, con la intervención de 23 poetas de España, Mexico, Argentina (yo), Colombia, Ecuador, Sefarad, Perú, Brasil, Cuba y Portugal y el rapsoda José María Sánchez Terrones. El acto estuvo conducido por Alfredo Pérez Alencart.































martes, octubre 14, 2014

Diana Bellessi

Diana Bellessi es una poetisa argentina, nacida en la provincia de Santa Fe en el año 1946. Al poco tiempo de haber finalizado sus estudios de Filosofía en la Universidad Nacional del Litoral, se embarcó en un viaje que la llevaría a conocer su continente en profundidad sin valerse de medios de transporte, sino andando. Incursionó en el periodismo, redactando artículos en español y en inglés, idioma que aprendió en su visita a Estados Unidos; colaboró con la revista Feminaria y con Diario de Poesía. Siempre dentro de sus actividades no estrictamente de producción, aunque conectadas con las letras, participó de talleres literarios en prisiones de Buenos Aires, reflejándose en su libro "Paloma de contrabando".
Diana cuenta con más de 30 títulos publicados, entre los que encontramos sus poemarios "Destino y propagaciones", "Tributo del mundo", "Eroica" y "La pequeña voz del mundo", su antología de poetisas norteamericanas titulada "Contéstame, baila mi danza" y su libro de ensayos "Lo propio y lo ajeno".
Dos reconocimientos de gran importancia que ha recogido a lo largo de su carrera son las becas Guggenheim de poesía, en 1993, y la Trayectoria en las Artes, otorgada por la Fundación Antorchas en 1996.

HE CONSTRUIDO UN JARDÍN...
He construido un jardín como quien hace
los gestos correctos en el lugar errado.
Errado, no de error, sino de lugar otro,
como hablar con el reflejo del espejo
y no con quien se mira en él.
He construido un jardín para dialogar
allí, codo a codo en la belleza, con la siempre
muda pero activa muerte trabajando el corazón.
Deja el equipaje repetía, ahora que tu cuerpo
atisba las dos orillas, no hay nada, más
que los gestos precisos
dejarse ir para cuidarlo
y ser, el jardín.
Atesora lo que pierdes, decía, esta muerte
hablando en perfecto y distanciado castellano.
Lo que pierdes, mientras tienes, es la sola compañía
que te allega, a la orilla lejana de la muerte.

Ahora la lengua puede desatarse para hablar.
Ella que nunca pudo el escalpelo del horror
provista de herramientas para hacer, maravilloso
de ominoso. Sólo digerible al ojo el terror
si la belleza lo sostiene. Mira el agujero
ciego: los gestos precisos y amorosos sin reflejo
en el espejo frente al cual, la operatoria carece
de sentido.

Tener un jardín, es dejarse tener por él y su
eterno movimiento de partida. Flores, semillas y
plantas mueren para siempre o se renuevan. Hay
poda y hay momentos, en el ocaso dulce de una
tarde de verano, para verlo excediéndose de sí,
mientras la sombra de su caída anuncia
en el macizo fulgor de marzo, o en el dormir
sin sueño del sujeto cuando muere, mientras
la especie que lo contiene no cesa de forjarse.
El jardín exige, a su jardinera verlo morir.
Demanda su mano que recorte y modifique
la tierra desnuda, dada vuelta en los canteros
bajo la noche helada. El jardín mata
y pide ser muerto para ser jardín. Pero hacer
gestos correctos en el lugar errado,
disuelve la ecuación, descubre páramo.
Amor reclamado en diferencia como
cielo azul oscuro contra la pena. Gota
regia de la tormenta en cuyo abrazo llegas
a la orilla más lejana. I wish you
were here amor, pero sos, jardinera y no
jardín. Desenterraste mi corazón de tu cantero.




MAREA DE MI CORAZÓN...
Marea de mi corazón
déjame ir
en las ligustrinas
como un insecto o como la
misma ligustrina en el rumor
en el rasante
vuelo de las
golondrinas alrededor
de los aleros en la música
minimal donde se hunde
mi vecino mientras tapiza
con golpecitos los respaldos
de las sillas en el sol
rasgado por la brisa
no ser lo otro
lo que mira. Desligarme
del ser hacia aquel
estar mayestático de
la dicha. Alfombra
de orquídeas diminutas
sobre el pasto florecen
antes que la máquina
cortadora de césped
las arrase ¿aprendieron?
Corolas violáceas
enjoyadas que emergen
en cinco días de sus tallos
aprendieron la brevedad?
de la vida sin ser
lo otro que del origen
nos aparta


XVII Encuentro de Poetas Iberoamericanos en prensa



viernes, octubre 10, 2014

La Voz del Laberinto

El viernes 26 de septiembre, tuve el honor de que me invitaran al programa 'La Voz del Laberinto' en Radio Cultura de Buenos Aires, Argentina. Los conductores del programa, Adriana Barenstein, directora del Centro cultural Borges, y mi querido amigo Sergio Pletikosic, hacen un programa cultural ágil y entretenido. Tuve la suerte de compartir una hora con ellos y con Tomás Oulton, curador de la Bienal Kosice.

Aquí el programa:

 http://www.fmradiocultura.com.ar/audios_programas/05_viernes/12.30_la_voz_del_laberinto/2014_09_26_la_voz_del_laberinto.mp3




II Festival Internacional de Poesía del Atlántico 2014

el pasado mes de septiembre, en la ciudad de Mar del Plata se celebró el II Festival Internacional de Poesía del Atlántico 2014. Del 18 al 21 de septiembre se realizaron diversas actividades en las que participaron poetas argentinos y de varios países como Uruguay, México y España.




Se editó una antología en la que está incluido mi poema 'Memoria del sur'.


Miras por la ventana.
la luz reverbera sobre el asfalto caliente
reflejo blanco de una siesta análoga.
El canto de las chicharras anuncia bochorno.
Una niña y su perro caminan hacia el río.
Sientes el fresco temprano de las mañanas,
el olor a lavanda y romero,
la efímera floración de las glicinas.
Se hacen lentas las horas
como el viaje lento de un tren
cruzando el valle.
Te adormece el hipnótico zumbido
de los abejorros en la parra,
los truenos rolando en las sierras azules.
Un pueblo del sur, el viento,
el eco de las ranas nocturnas,
una mujer regando las rosas
a principios de octubre,
sus ojos miran desde lejos.
Los olores de antaño se esconden en los roperos
y es aquel otro estío,
demorado y distinto,

con tanto sur en la memoria. 





Desde el otro lado del mar - Poema homenaje a Gastón Baquero



Escríbeme un poema que me traiga la inocencia,
el poeta niño que se esconde
en el verbo transido de distancia,
poeta niño niño poeta
de los ojos desbordados de nostalgia,
mistura fina de canela y sal.
Arde tu piel desolada,
llora la sangre con temblor de arena,
se hunde Coabana en la memoria
tiñendo de azul la tristeza de tu gesto.
Tocororo huérfano sin nido,
desde otra orilla te inventas el mar,
el horizonte, aquel cielo y los sonidos,
dolor de raza en el costado abierto de tu exilio.
Escríbeme un poema,
poeta niño niño poeta,
quiero encontrar los versos y sentirlos míos,
inventar mi horizonte, mi cielo y mis sonidos,
traer el viento estremecido,
que vengo también de lejos,
desde el otro mar. 



Este es el poema que escribí en homenaje a Gastón Baquero y que aparecerá en la Antología Homenaje. Las pinturas son del artista Miguel Elías. 

http://www.crearensalamanca.com/poemas-de-luis-yuseff-cuba-isabel-bernardo-espana-y-annie-altamirano-argentina-xvii-encuentro-de-poetas-iberoamericanos-pinturas-de-miguel-elias/

XVII Encuentro de Poetas Iberoamericanos - prensa




XVII Encuentro de Poetas Iberoamericanos


Los días 15 y 16 de octubre se realizará en salamanca el XVII Encuentro de Poetas Iberoamericanos que este año homenajeará al poeta cubano Gastón Baquero en el centenario de su nacimiento. 

Tengo el honor de haber sido invitada a participar en representación de Argentina y el poema que he escrito en honor al poeta se publicará en una antología de homenaje. 


La antología ha estado al cuidado de Alfredo Pérez Alencart y el artista Miguel Elías ha sido el encargado de ilustrarla así como de realizar el retrato del poeta cubano. 

lunes, agosto 18, 2014

Aquí Alejandra - Poema de Julio Cortàzar a Alejandra Pizarnik

Bicho aquí,
aquí contra esto,
pegada a las palabras
te reclamo.
Ya es la noche, vení,
no hay nadie en casa
Salvo que ya están todas
como vos, como ves,
intercesoras,
llueve en la rue de l'Eperon
y Janis Joplin.
Alejandra, mi bicho,
vení a estas líneas, a este papel de arroz
dale abad a la zorra,
a este fieltro que juega con tu pelo

(Amabas, esas cosas nimias
aboli bibelot d'inanité sonore
las gomas y los sobres
una papelería de juguete
el estuche de lápices
los cuadernos rayados)

Vení, quedate.
tomá este trago, llueve,
te mojarás en la rue Dauphine,
no hay nadie en los cafés repletos,
no te miento, no hay nadie.
Ya sé, es difícil,
es tan difícil encontrarse
este vaso es difícil,
este fósforo.
y no te gusta verme en lo que es mío,
en mi ropa en mis libros
y no te gusta esta predilección
por Gerry Mulligan,
quisieras insultarme sin que duela
decir cómo estás vivo, cómo
se puede estar cuando no hay nada
más que la niebla de los cigarrillos,
como vivís, de qué manera
abrís los ojos cada día
No puede ser, decís, no puede ser.

Bicho, de acuerdo,
vaya si sé pero es así, Alejandra,
acurrúcate aquí, bebé conmigo,
mirá, las he llamado,
vendrán seguro las intercesoras,
el party para vos, la fiesta entera,
Erszebet,
Karen Blixen
ya van cayendo, saben
que es nuestra noche, con el pelo mojado
suben los cuatro pisos, y las viejas
de los departamentos las espían Leonora Carrington, mirala,
Unica Zorn con un murciélago
Clarice Lispector, agua viva,
burbujas deslizándose desnudas
frotándose a la luz, Remedios Varo
con un reloj de arena donde se agita un láser
y la chica uruguaya que fue buena con vos
sin que jamás supieras
su verdadero nombre,
qué rejunta, qué húmedo ajedrez,
qué maison close de telarañas, de Thelonious,
que larga hermosa puede ser la noche
con vos y Joni Mitchell
con vos y Hélène Martin
con las intercesoras
animula el tabaco
vagula Anaïs Nin
blandula vodka tónic

No te vayas, ausente, no te vayas,
jugaremos, verás, ya verás, ya están llegando
con Ezra Pound y marihuana
con los sobres de sopa y un pescado
que sobrenadará olvidado, eso es seguro,
en un palangana con esponjas
entre supositorios y jamás contestados telegramas.
Olga es un árbol de humo, cómo fuma
esa morocha herida de petreles,
y Natalía Ginzburg, que desteje
el ramo de gladiolos que no trajo.
¿Ves bicho? Así. Tan bien y ya. El scotch,
Max Roach, Silvina Ocampo,
alguien en la cocina hace café
su culebra contando
dos terrones un beso
Léo Ferré
No pienses más en las ventanas
el detrás el afuera
Llueve en Rangoon ---
Y qué.
Aquí los juegos. El murmullo
(Consonantes de pájaro
vocales de heliotropo)
Aquí, bichito. Quieta. No hay ventanas ni afuera

y no llueve en Rangoon. Aquí los juegos.