'... las estrellas para quien las trabaja', Juan Carlos Mestre, poeta

lunes, noviembre 04, 2013

Luis Cernuda a 50 años de su muerte

Nace en 1902 en Sevilla. Allí fue alumno de Pedro Salinas. Partidario de la República, se exilia en 1938, viaja por GranBretaña y Estados Unidos y muere en México, el 5 de noviembre de 1963. 

Soledad, dolor, sensibilidad son notas características de la personalidad de Cernuda. Su descontento con el mundo y su rebeldía se deben, en gran medida, a su condición de homosexual, a su conciencia de ser un marginado. 

Sus principales influencias proceden de autores románticos: Keats, Hölderling, Bécquer. También de los clásicos, en especial de Garcilaso. Su obra se basa en el contraste entre la su anhelo de realización personal (el deseo) y los límites impuestos por el mundo que le rodea (la realidad). Los temas más habituales son la soledad, el deseo de un mundo habitable y, sobre todo, el amor (exaltado o insatisfecho). 





Donde habite el olvido

Donde habite el olvido, 
En los vastos jardines sin aurora; 
Donde yo sólo sea 
Memoria de una piedra sepultada entre ortigas 
Sobre la cual el viento escapa a sus insomnios. 

Donde mi nombre deje 
Al cuerpo que designa en brazos de los siglos, 
Donde el deseo no exista. 

En esa gran región donde el amor, ángel terrible, 
No esconda como acero 
En mi pecho su ala, 
Sonriendo lleno de gracia aérea mientras crece el tormento. 

Allí donde termine este afán que exige un dueño a imagen suya, 
Sometiendo a otra vida su vida, 
Sin más horizonte que otros ojos frente a frente. 

Donde penas y dichas no sean más que nombres, 
Cielo y tierra nativos en torno de un recuerdo; 
Donde al fin quede libre sin saberlo yo mismo, 
Disuelto en niebla, ausencia, 
Ausencia leve como carne de niño. 

Allá, allá lejos; 
Donde habite el olvido.


Rincón de la judería de Sevilla por donde solía pasear Luis Cernuda



La calle Judería se encuentra en el distrito Casco Antiguo de Sevilla, dentro del barrio de Santa Cruz, se inicia en el Patio de Banderas, pasando bajo algunas casas. Cruza bajo una de las torres de la muralla, con un acceso "en recodo", y sigue en el exterior de la muralla del Alcázar con una fuente y una lápida dedicada a Luis Cernuda.