'... las estrellas para quien las trabaja', Juan Carlos Mestre, poeta

martes, mayo 15, 2012

La mosca de George.


Si yo pregunto quién es George Langelaan es bastante probable que muy poca gente sepa la respuesta salvo aquellos que sean devotos de la ciencia ficción.



Este señor, nacido en París en 1907 fue espía en la segunda guerra mundial, prisionero de los nazis, y recibió la Cruz de guerra del gobierno francés, fue periodista y escritor de relatos fantásticos y de ciencia ficción. De toda su producción literaria, se lo conoce por su relato “La Mosca” publicado originalmente en 1957 en la revista Playboy y del que se hicieron dos versiones cinematográficas, una en 1958 y otra en 1986.



Debo ser totalmente honesta, no me gusta la ciencia ficción y salvo excepciones - Star Wars la primera trilogía , Blade Runner y poco mas - las películas de ciencia ficción no son mi primera elección. Esto no significa que no pueda apreciar la calidad de un buen relato del género. Y en este caso particular, por alguna razón, me acordé hace unos días de la última escena de la versión de “La Mosca” de 1958, dirigida por Kurt Neuman y protagonizada por Vincent Price, que me sigue produciendo escalofríos y busqué el relato para releerlo. Lo encontré junto a otros cinco relatos en un libro que se llama “Relatos del antimundo”. 

“La mosca” tiene un argumento innovador para la época y se lo considera es el mejor relato terrorífico del siglo XX. La mutación producida en un a raíz de sus experiencias con la antimateria y su intento fallido por devolverlo a su primitiva morfología, sirven de hilo conductor de una trama sobrecogedora y muy bien construida. En éste como en los restantes cinco cuentos del libro, se ve la influencia clara de Poe y de H.P. Lovecraft, otro gran maestro del género de terror y la ciencia ficción.

Otro de los cuentos, “La dama de ninguna parte”, especula sobre la energía nuclear y la vida en otras dimensiones y es la personificación de la unión entre ciencia-ficción y terror. Siguiendo la tónica de todo el libro, al principio se narran unos hechos poco claros y misteriosos, que presentaran a su vez el inicio y el desenlace del relato.

En "La otra mano” se mezclan de nuevo ciencia y terror, sólo que con más abundancia de la primera. Un hombre empieza a actuar de forma extraña desde que descubre que su mano tiene vida propia.

“Deducciones desde la butaca” presenta la típica historia reflejada en un hecho cotidiano y con un final sorprendente. No hay mucho que contar sobre ella, pues la trama deberán descubrirla ustedes mismos. De carácter grotesco e irreal, es uno de los relatos más curiosos del libro.

Salida de emergencia”  es la rareza de esta antología: una historia rebuscada de temática policíaca ambientada en la Francia profunda.
“Vuelta a empezar” es sin duda uno de los mejores relatos del libro. Langelaan plasma con asombrosa credibilidad una de las respuestas a los eternos interrogantes del ser humano. La idea es muy interesante y está bien desarrollada, pero es la manera en cómo  nos sumerge en la mente del protagonista lo que llama la atención.

Lo dicho, no me gusta la ciencia ficción, pero esta colección de relatos merece leerse.







Publicado en Revista Imprescindibles © Annie Altamirano Todos los derechos reservados

No hay comentarios:

Publicar un comentario