'... las estrellas para quien las trabaja', Juan Carlos Mestre, poeta

miércoles, febrero 29, 2012

No solo sushi

Creo que fue mi afición a Murakami, Ishiguro, los haikus y el sushi que me llevó a indagar en la literatura japonesa y en uno de mis paseos por Internet descubrí a Junichiro Tanizaki (1886 – 1965).







Tanizaki fue poeta, ensayista, novelista y recibió el Premio Imperial de Literatura en 1949. Luego de escribir varias novelas en un estilo bastante ortodoxo, comenzó a fusionar la tradición japonesa del relato con técnicas más experimentales. Sus obras se caracterizan por una obsesión con Occidente y la confrontación entre la tradición y la modernidad en Japón, a veces presentando un mundo de sexualidad y obsesiones eróticas destructivas y otras la dinámica cambiante de las relaciones familiares en el contexto de la sociedad japonesa del siglo XX.

Lo que me llamó la atención fue leer que su primer cuento ‘El Tatuador’ (Shisei en japonés), publicado en 1910 y gracias al cual fue conocido, muestra claramente la influencia de Edgar Allan Poe y Oscar Wilde, dos autores que me encantan, así que me lancé a la biblioteca a ver si lo encontraba. Y tuve suerte.

La editorial Siruela ha publicado varias de sus novelas y ‘El puente de los sueños y otros relatos’, volumen de edición muy cuidada, que incluye cinco relatos, entre ellos ‘El Tatuador. El libro de 157 páginas podría parecer uno de esos que se leen de un tirón, a la hora de la siesta un sábado de lluvia. Pues no. Cada cuento es una breve obra maestra del lenguaje que merece leerse con calma, disfrutando de cada línea. Las traducciones de Ángel Crespo y María Luisa Balseiro son excelentes y quienes tengan la suerte de leer japonés imagino que los disfrutarán aún más.

En algunos de estos relatos, Tanizaki refleja su búsqueda del ideal de belleza femenino y el erotismo. ‘El Tatuador’ obsesionado con decorar el cuerpo de la mujer perfecta, evoca sin dudarlo al ‘Retrato de Dorian Grey’ de Wilde y el sadismo de muchos de los cuentos de Poe. Terror’ es la historia de un hombre aterrorizado por los trenes y a través de una descripción magistral, podemos sentir el calor opresivo que envuelve a la ciudad y al personaje, aumentado sus fobias. Tanizaki fue uno de los primeros escritores del género detectivesco en Japón. ‘El Ladrón’ es un estudio del tema de las mentiras, las emociones y los códigos de conducta de un grupo de estudiantes. ‘Aguri’ nos muestra a un hombre agotado por los caprichos de su joven amante que lo llevan a confundir la realidad con sus delirios.

El cuento más largo y que da título a la obra es ‘El Puente de los sueños’, cuyo nombre está tomado del último capítulo de la novela más importante de la literatura japonesa el ‘Genji Monogatari’. A través de la historia de un muchacho obsesionado por el recuerdo de su madre tenemos una aproximación a las tradiciones familiares de Japón. El cuento comienza así:
                                                                              Con ocasión de la lectura del último
                                                                               Capítulo de El cuento de Genji:
                                                                               
                                                                               Hoy, cuando el tordo del verano
                                                                               vino a cantar al Nido de la Garza                                            
                                                                               crucé yo el puente de los sueños.

Este poema fue escrito por mi madre. Pero yo he tenido dos madres………..

No os quedéis con la intriga.

Imprescindibles
Obra: El puente de los sueños y otros relatos
Autor: Junichiro Tanizaki
Editorial: Libros del Tiempo Editorial Siruela, 2009


Publicado en Revista Imprescindibles © Annie Altamirano Todos los derechos reservados

No hay comentarios:

Publicar un comentario