'... las estrellas para quien las trabaja', Juan Carlos Mestre, poeta

viernes, marzo 30, 2012

Gaviotas y demás plumíferos



Realmente no sé si mucha gente sabe que ‘Los pájaros’, la aclamada película de Hitchcock, está basada en un relato de Daphne du Maurier. Esta escritora inglesa se hizo mundialmente famosa por ‘Rebecca’, descripta como una ‘novelette’, un melodrama o una historia romántica tradicional lo que le ganó a la autora una equivocada fama como escritora de novelitas populares. Lo que a mi juicio, los críticos, y parte del público lector, pasaron por alto es la sutil dinámica psicológica y la violencia oculta de su obra que está magistralmente reflejada en la versión fílmica de Hitchcock, una de mis películas favoritas. 



Du Maurier también escribió muchos relatos cortos, algunos publicados en 1951 en una colección llamada ‘El Manzano’ que aborda el tema de un mundo natural misteriosamente enfrentado a la raza humana y refleja un pesimismo hasta ese momento ausente en su obra.

En esta colección encontramos títulos como ‘Bésame otra vez, forastero’, una extraña mezcla de género negro y gótico. En ‘La charca’ una niña encuentra un mundo místico y mágico lleno de seres fantásticos, pero en realidad lo que descubre es el poder transformador de su propia imaginación. ‘Las gafas azules’ es la historia de una mujer que, después de una cirugía ocular, ve a todos los humanos a su alrededor con cabezas de animales que revelan su verdadera naturaleza, un caso de antropomorfismo inverso.



‘Los pájaros’ está incluida en esta colección y es, a mi entender, el mejor relato con diferencia en parte porque no ofrece una explicación de la violencia apocalíptica que describe. En el centro de la historia está Nat Hocken, un granjero a tiempo parcial que debe proteger a su familia del ataque de los pájaros que se han transformado en plumíferos guerreros suicidas. Si Manderley impone por su majestuosidad sombría y decadente, la salvaje costa de Cornwall (Cornualles) barrida por el viento, el paisaje inhóspito y los personajes rústicos estremecen por su tono elemental y primitivo.



Según dicen los que saben, du Maurier odiaba la versión fílmica de Hitchcock (aunque la de ‘Rebecca’ le pareció excelente) porque no entendía porqué había distorsionado el relato original de la manera en que lo hizo. Confieso que, a pesar que muchos consideran la película una obra maestra, cuando la ví no me gustó y en parte fue por la diferencia de escenario que cambia por completo el tono de la historia. No me voy a extender aquí comparando relato y película, eso os lo dejo como tarea para comentarios posteriores.



“El 3 de diciembre, el viento cambió de la noche a la mañana, y llegó el invierno. Hasta entonces el otoño había sido suave y apacible…(…)
 – Sí – dijo el granjero-, hay mas pájaros que de costumbre; yo también me he dado cuenta…. Esta tarde una o dos gaviotas han pasado tan cerca de mi cabeza que creía que me habían arrebatado la gorra.”

Creo que desde entonces tengo aversión por las gaviotas, siento que me miran con malos ojos. 
Publicado en Revista Imprescindibles © Annie Altamirano Todos los derechos reservados

2 comentarios:

  1. Cada día son más interesantes tus artículos y una forma muy generosa de recomendarnos nuevos escritores y nuevos libros. Sigue así amiga.Leeré el libro de Du Maurier y lo compararé con la peli. Ya estoy deseando leer tu nueva recomendación.
    Bss

    ResponderEliminar
  2. Gracias, Nati. Ya estoy pensando en el próximo. Verdaderamente me gusta mucho esto de escribir reseñas!!

    ResponderEliminar